a

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa cum sociis Theme natoque.

Latest Posts

1-677-124-44227
184 Main Collins Street West Victoria 807
info@yoursite.com
Image Alt

Jarramplas

Fiesta de Interés Turístico de Interés Turístico Nacional

Resulta difícil entender lo que supone Jarramplas en Piornal si no se ha vivido in situ. Para un piornalego, ser Jarramplas es lo más grande. De hecho, existe una lista de espera hasta el 2.043 para encarnar al protagonista de este ritual festivo lleno de magia, misticismo y sentimiento.

El 19 y el 20 de enero son los días centrales de celebración de una fiesta que está declarada de Interés Turístico Nacional. En esos días, como si de las dos caras de una misma moneda se tratara, dos personajes cobran una especial relevancia; por un lado, San Sebastián, santo de esta fiesta, a quien se reza, se viste, se saca en procesión, se le hacen ofrendas y peticiones, y a quien se canta la Rosca y las Alborás; y por otro, Jarramplas, máscara invernal, al que se inflige un castigo siendo sometido al lanzamiento de toneladas de nabos por parte de piornalegos y visitantes. Además de ellos, son de destacar, cada uno en sus diferentes papeles rituales, otros grupos sociales como el de los mayordomos (encargados de la organización y los gastos de la fiesta), los jarramplas (personas que encarnan la máscara), las cantoras y el niño que repite, los quintos, las peñas de amigos, etc.

Como fiesta, Jarramplas, es una clave identitaria esencial para los piornalegos. Jarramplas es un símbolo de identidad local. Jarramplas es Piornal. Como máscara, Jarramplas simboliza al “otro detestable”, al diablo, al chivo expiatorio, a lo peor del pasado, a lo aborrecible del presente… Como persona, Jarramplas es cada año el héroe local, el piornalego dispuesto a someterse a un tremendo sacrificio físico, por su comunidad.

Todo esto y mucho más es esta fiesta, en la que se suceden ritos como la Petición de ofrendas para San Sebastián, la primera salida de Jarramplas en esta edición de la fiesta, a la que sucederán varias más en la mañana del 19. El acto de Vestir al Santo, la primera salida de Jarramplas de la iglesia, el Regocijo y la Cuestación por los bares, la tarde de ese primer día. El rito de las Alborás, la Petición del chorizo y el acto de comensalidad comunitaria que suponen las Migas, bien entrada la noche, en las primeras horas del día 20. La Procesión, el canto de la Rosca, la segunda salida de Jarramplas de la iglesias y la Ronda en la mañana de ese día, quedando ya para la tarde los ritos del Besapiés y Subida del Santo al trono, la última salida de Jarramplas de la iglesia y el momento de la entrega del traje y la máscara a los mayordomos de la siguiente edición de la fiesta, como simbolismo de un proceso ritual continuo, que dura todo el año.

El evento recibe cada año a público, prensa y medios de todo el mundo,
dada su consolidación como una de las fiestas más representativas de Extremadura y España.